FORMAMOS PALABRAS


A lo largo de este curso y del anterior el proyecto gamificado "El Libro Mágico de la Gramática" impregna de momentos lúdicos y aprendizajes nuestro día a día. Uno de los momentos más esperados son nuestras "Batallas de equipo" en las que a través de un juego trabajamos de forma cooperativa para superar una prueba que nos va a proporcionar puntos para avanzar en nuestro mapa de recorrido e ir subiendo de nivel. El juego como medio de aprendizaje es uno de los motores que siempre utilizo para reforzar contenidos y he de decir que una vez que se experimenta el nivel de motivación y el gran interés mostrado por nuestro alumnado ya no hay marcha atrás. 

Han sido ya muchas "batallas épicas" las que hemos librado a lo largo de todo este tiempo, pero una de las últimas ha sido tan emocionante y fructífera que me ha gustado compartirla en una entrada especial. 

Hace unas semanas vimos en clase la formación de palabras y con ellas los sufijos y prefijos. Siempre hay cierta dificultad para comprender este contenido, eso de separar la raíz o lexema y añadir términos para crear palabras nuevas no termina de adquirirse de forma inmediata en el alumnado y es por ello que este año le hemos dedicado un poco más de tiempo. Para poder llegar a ello a través del juego he creado una serie de tarjetas en las que he ido añadiendo tanto sufijos como prefijos y así dotar a mi alumnado de un amplio surtido para que las creaciones fueran más extensas y salieran palabras de lo más variadas. Ahora ya sólo quedaba organizarlo y ponerse a jugar.




¿CÓMO LO HEMOS ORGANIZADO?

Para poder usar un amplio abanico de tarjetas, todo se ha organizado a través de un aprendizaje por estaciones en la que cada mesa disponía de seis tarjetas combinando sufijos y prefijos que daban pie a la creación de diferentes palabras. Los alumnos/as han ido pasando por todas ellas y cada cinco minutos iban rotando, de esa forma en cada mesa había grandes posibilidades para ir ampliando nuestro número de palabras.

Esta manera de jugar es muy motivadora y supone también un tiempo de descanso activo, ya que el movimiento que surge en el cambio y los momentos previos antes de comenzar a trabajar, dan un respiro y una pequeña desconexión para volver de nuevo a la concentración. 




REGLAS:

Cada juego que se dispone en clase tiene unas normas sencillas y fáciles de recordar. En este caso eran las siguientes:

- Podían trabajar en equipo pero las palabras no podían repetirse en la plantilla personal de cada uno.
- Las palabras tenían que tener sentido.
- Eran válidas todo tipo de palabras, exceptuando las formas verbales.
- Gana aquel equipo que suma más palabras en todo el recorrido.
- Se reparten los puntos y los tipos de insignias que se van a ganar tras el juego.


MATERIAL:

Todo el material empleado han sido las tarjetas y una plantilla personal que han ido trasladando de una mesa a otra para ir anotando las palabras. Lo dejo todo compartido picando en la imagen de abajo, eso sí, ruego se respete la autoría. 


OBJETIVOS CURRICULARES:

Cada cosa que se hace en clase debe tener un porqué fundamentado y por supuesto, los juegos no se escapan de ello. Jugar por jugar no tiene sentido, jugar para aprender supone que detrás del juego nuestros objetivos curriculares están claros. En este caso han sido:

- Mejorar y ampliar nuestro vocabulario.
- Aprender el significado de palabras nuevas.
- Mejorar nuestra ortografía.
-Trabajar de forma cooperativa cohesionando el grupo y ayudándonos para conseguir un objetivo común.


EVALUACIÓN Y FEEDBACK:

Al final del recorrido cada equipo leyó sus palabras de cada estación y se fueron anotando las puntuaciones. Durante estos momentos es importante el feedback para ir preguntando el significado de las mismas y explicarles los fallos cometidos. Es curioso como entre todos reunieron un nutrido grupo de palabras y como iban aportando y explicándose el significado entre ellos. No hay mejor forma de aprender que entre iguales y si es jugando, el nivel supera todas las expectativas.

Para poder evaluar el trabajo he usado el registro anecdótico y la coevaluación ya que entre ellos han ido comentando las dificultades encontradas y cómo ha ido trabajando el equipo. La ficha de trabajo también ha sido crucial para poder ir evaluando el registro de palabras para ver cómo las han escrito y si han puesto las correctas.




Para terminar y como todo lo realizado ha formado parte de nuestro proyecto gamificado "El Libro Mágico de la Gramática", nadie mejor que nuestros protagonistas, Lucas y Morty, para entregar las insignias y trofeos de la batalla. Todos son merecedores de una, aunque también es loable el mérito de los ganadores. 



A veces, de lo más sencillo se consiguen grandes resultados. Sólo basta con querer hacer algo que marque la diferencia y salirnos de lo habitual. Jugar es el trabajo de los niños, jugar supone una motivación añadida en nuestro día a día, jugar y aprender es lo más.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por tu lectura. Te animo a opinar y comentar, así me ayudas a crecer.

SÍGUEME TAMBIÉN AQUÍ

siguenos en facebooksiguenos en TwitterCanal de youtubeSígueme en Pinterest

¿PUEDO AYUDARTE EN ALGO?

Obra bajo licencia creative commons